Las estructuras metálicas son cuentan con al menos el 80% de material metálico en su construcción, y son capaces de soportar grandes esfuerzos o pesos sin afectar su constitución, superando incluso la resistencia de las estructuras tradicionales de concreto.

Son utilizadas principalmente en el sector industrial gracias a que son muy funcionales y su accesible costo de producción, por lo que son elementos frecuentes en una amplia gama de proyectos de ingeniería, arquitectura y obra civil en general.

Existen varios tipos de estructuras metálicas, entre las que destacan:

  • Estructuras abovedadas: se caracterizan por sus diseños con cúpulas, arcos y bóvedas para repartir y equilibrar el peso de toda la estructura, como en iglesias o catedrales.
  • Estructuras entramadas: son las más utilizadas en la construcción de edificios de gran altura por su ligereza, y son conformadas por pilares, vigas, columnas y cimientos que reparten y equilibran el peso de la estructura.
  • Estructuras trianguladas: disponen elementos de forma triangular en su diseño, por lo que suelen emplearse en la construcción de puentes y naves industriales. Por lo general son ligeras y de bajo costo.
  • Estructuras colgantes: utilizan barras o cables que van muy unidos a soportes muy resistentes, como pilares y cimientos con el fin de estabilizar las estructuras. Un claro ejemplo de ello, son los puentes colgantes.

Contacte a nuestros asesores en proyectos de ingeniería industrial y obra civil para solicitar mayores informes sobre nuestros servicios, obteniendo una atención personalizada en todo momento.